Lo que debes conocer para tener un vehículo que reparta comida

El transporte y la distribución de platillos preparados desde el lugar donde se elaboran hasta el domicilio de destino, es de vital importancia para las empresas de catering y las empresas de comida rápida; quien reparte es un profesional que asegura un servicio y le asegura al consumidor las condiciones óptimas para su consumo en un tiempo aceptable.

Muchas empresas emplean dichos  servicios, los cuales consisten en trasladar bajo la modalidad de puerta a puerta el objeto de consumo. Los repartidores pueden utilizar diferentes clases de vehículos, dependiendo del tipo de empresa y la comida a entregar, aunque entre los más comunes encontramos las furgonetas y motocicletas adaptadas.

Algunas de las tareas encargadas a los repartidores son la organización de las diferentes rutas de transporte, dependiendo de la cantidad de pedidos y la localización de entregas de los mismos. Además es el encargado de conducir el vehículo desde el establecimiento donde se prepara y hasta el domicilio de entrega. Puede ayudar en la carga y descarga de platos preparados, bebidas, contenedores y termos de alimentos. Son el puente de conexión directa entre la empresa y los clientes a la hora de entregar los pedidos.

El salario para los repartidores de comida dependerá exactamente del importe correspondiente a la mercancía. Estas personas deben hacerse responsables por el vehículo de reparto y de toda la documentación durante el servicio, evitando la baja del vehículo por mala organización de estos papeles. El transporte de alimentos a pequeña y grande escala es una actividad que se realiza bajo ciertos parámetros que establece la ley, donde las personas interesadas en ejercer dicha actividad, deben presentar una solicitud ante el jefe de servicios de atención.

Si se transportan alimentos de alto riesgo como la carne, leche o sus derivados es necesario presentar un documento el cual explique qué clase de producto se va a transportar, así como el nombre y dirección de la fábrica de donde provienen los productos. De la misma forma, se requiere la firma del propietario del vehículo; en caso de ser una persona natural, la firma del gerente y en caso de ser persona jurídica, de la empresa.

Todos estos trámites mencionados pueden variar dependiendo del país y los alimentos a transportar. Adicional, se debe anexar una constancia de la empresa de donde provienen los productos.

Una documentación al dia, garantiza a todos los clientes y personas involucradas con los alimentos, que los mismos cumplen todas las normas sanitarias y legales necesarias, evitando posibles complicaciones o situaciones al presentar una falla con los mismos. Algunos países requieren de una fotocopia de la licencia sanitaria de funcionamiento, además de la tarjeta de propiedad del vehículo. Al completar dicho papeleo, en algunas instancias se debe presentar el vehículo que se utilizará para el transporte, con el fin de constatar las condiciones higiénico-sanitarias del mismo. Si es una furgoneta, debe poder conservar la temperatura, tener tubos donde van los ganchos para colgar la carne, cesta con material higiénico, entre otros.